Blog

Motivación

Una lengua: un mundo

Las personas que hablan varias lenguas comprenderán. Hablar una lengua diferente a la suya, a la de su madre, a la de su tierra es comprender el mundo a través de unos lentes absolutamente diferentes, comprender la vida misma con uno set de colores y sensaciones que no existen, necesariamente, en su lengua materna.

Aquellos que aún no hablan más lenguas descubrirán, si son curiosos, que con cada lengua que aprendan, aprenderán un nuevo mundo y, sobre todo, serán una diferente persona. Las investigaciones en torno a las identidades de los aprendientes de lenguas son muy numerosas y demuestran que las implicaciones culturales de la nueva lengua -lengua dos, lengua objetivo- cambian no solamente la percepción que la persona tiene del mundo, sino a esa persona como actriz del mundo.

¡Aprender una lengua es descubrirse a si mismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *